Pirenaicum se encuentra en el pirineo central, en la parte más oriental de Aragón, dentro de la Comarca de la Ribagorza, más concretamente en los valles de Barravés, Baliera e Isábena. Unos valles de la vertiente sur de los pirineos que no son tan conocidos por el turismo pero sí por su alta calidad ambiental y por aficionados al alpinismo porque están situados bajo las cimas más altas de la cordillera. Esto nos permite tener una variedad de hábitats que se componen desde la alta montaña, pasando por los prados alpinos y subalpinos, bosque de pino negro y rododendros, hayedos y abetales donde el sol apenas penetra, cascadas y barrancos que se precipitan desde las cimas y glaciares, acabando con los prados de siega y los pueblos típicos pirenaicos de gran tradición pastoril que aún conservan sus costumbres y joyas románicas como ermitas, iglesias, monasterios o catedrales como en Roda de Isábena.

 

Esta diversidad de hábitats nos permite disfrutar de una rica biodiversidad alpina que marca su límite geográfico en Europa con los pirineos, siendo el último reducto para especies de flora y fauna endémicas o protegidas, como es el caso del Zapatito de dama, la Azucena de los pirineos en la flora y la Perdiz nival, Oso pardo, Quebrantahuesos o el Tritón pirenaico en la fauna. Estos son algunos ejemplos, pero existen muchos más.

También hay que resaltar la zona por su importancia geológica, su rica tradición mitológica y creencias y prácticas populares pirenaicas (la fiesta de las Fallas fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2016) y por la gran diversidad y abundancia de setas y hongos que podemos encontrar.

Valle de Baliera

Valle de Barrabés

Valle de Isábena

Toda esta biodiversidad que contiene esta comarca se manifiesta con la cantidad de figuras de protección que existen, como el Parque Natural Posets Maladeta,  el Macizo del Turbón y la Sierra de Sis  que  pertenecen a la Red Natura 2000, Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS) y Lugares de Importancia Comunitaria (LICs), quedando de esta manera reconocida la importancia ecológica de estos valiosos hábitats.

Todo esto rodeado de otros espacios que son mas conocidos como el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, la Vall de Boí, por su excepcional y bien conservado Románico por el este, (Lleida, Cataluña) ,el exuberante Valle de Arán por el Norte, en el oeste el Valle de Benasque (también perteneciente al Parque Natural de Posets Maladeta, junto con Valle de Gistaín y Montanuy) y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Perteneciente a la Comarca del Sobrarbe).

Al Sur, zona de Prepirineo, y dentro de nuestra comarca de la Ribagorza hay multitud de lugares que descubrir, en los que podrás observar un fuerte contraste de clima y orografía que dan lugar a variados y diferentes ecosistemas, zona donde los pastores trashumantes aún pasan el invierno con su ganado, lugares donde observar diferente arquitectura popular, y magníficos pueblos como Graus, capital de la comarca con su hermosa colegiata protegida por la roca, las bellas pinturas de la plaza mayor y su importante fiesta anual de la longaniza, Benabarre con un imponente y bien conservado Castillo y la fábrica de chocolates artesanales de Brescó, el pueblo medieval de Montañana, la zona paleontológica de Arén, con sus icnitas de dinosaurios, Panillo y su templo budista, zonas de puentes románicos, pozas de agua turquesa, y muchas más cosas por descubrir.